jueves, marzo 04, 2010

Formación Escuela 2.0: nuevas actitudes y nuevos hábitos.


En el mes de octubre, con la puesta en marcha de la iniciativa Eskola 2.0 publiqué
un post sobre las bases en las que pretendía sustentar la formación. Pasado el ecuador del curso, considero un acierto la apuesta de renunciar a algunos tópicos como los pasos previos: trabajo en local, WEB 1.0, para desembocar en un acercamiento a la WEB 2.0. Está actitud suele ir unida una rebaja en las expectativas: "vamos a empezar por el principio" "poquito a poco, cuando no acusando recibo de las destrezas con el teclado y ratón que deben consolidarse en otro ámbito si fuera necesario.
Los planteamiento "tradicionales" parten de la distinción entre nativos y emigrantes digitales, lo que para unos se considera algo casi "natural" para los otros se presupone sobrevenido. Esto no deja de ser una falacia paralizante: se aprende haciendo, ni más menos como aprenden las nuevas generaciones, en algunos casos con un poco más de esfuerzo, que no dudamos exigírselos también a ellas en otros ámbitos.

El punto de partida, fue el mismo para todos: darse de alta en la red social Eskola 2.0 (una red específica, creada y abierta al "mundo mundial" un mes antes) y hacer un comentario en el foro. ¿Qué diferencia técnica importante hay en hacer comentario en un formulario en local a hacerlo on line?

La matrícula conllevaba contestar una encuesta de diagnóstico previo para trazar un perfil de usuario, que puso de relieve que la totalidad, aunque con notables diferencias, eran usuarios de la red. Los familiarizados con los servicios WEB 2.0 eran minoría, la principal brecha separaba a quienes eran sólo lectores y quienes habían practicado la escritura en red (entiéndase, publicación). Se usa lo que se necesita, sin generar nuevas necesidades no surgen nuevas actitudes ni hábitos, por tanto ni aprendizajes ni cambios.

La organización y los soportes tienen que tener en cuenta tanto la diversidad del grupo como la finalidad. Resumidos serían:

1º Primar la organización: formación con el apoyo tutorial del dinamizador, que en muchos casos disponía de una formación previa (incluso andadura) en recursos WEB 2.0. Los participantes del mismo centro forman un grupo colaborativo.
2º Diseño semipresencial: a cada sesión presencial corresponde otra con tareas individuales, para hacer en el centro.
3º Planteamiento constructivista y competencial frente al conductista, utilizando servicios WEB 2.0 y recursos de la red, tanto los educativos como aquellos susceptibles de ser empleados como tales.
4º Sustentada en un editor on line susceptible de ser usado como plataforma colaborativa para realizar la actividad, haciendo efectivo el principio de "aprender haciendo" y que tenga recorrido en su trabajo profesional o en el aula más allá del curso.
Como ya hemos señalado, se contaba con el complemento de la red social, que queda como espacio efectivo de comunicación y de aprendizaje, destinado a generar sinergias de autoprendizaje y colaboración bajo parámetros 2.0.


Suscríbete