viernes, septiembre 07, 2012

Debate educativo preelectoral: olvidarse de los currículos #100i4e.

Coincido con el decálogo con  que ha abierto Mikel Agirregabiria el debate preelectoral con propuestas para mejorar la educación. Voy a hacer mi contribución en torno algunos aspectos que se mantienen latentes y a salen inmunes de las sucesivas reformas, a pesar de que implícitamente todas lo cuestionan.

- Devolver el protagonismo al profesorado dispuesto a liderar los retos inovadores y la dedicación. Hay una desconfianza no reconocida en la capacidad de cambio del profesorado, de que deconstruya viejas fórmulas y se dote de otras más acordes con los tiempos. Nadie se atreve a proponer medidas que cuestionen prácticas obsoletas, provoca pánico, eso se deja para los ponentes de congresos, que para ello se les paga. Habría que crear una cultura evaluativa que prime la excelencia de los centros. Es significativa la carencia de  esfuerzos por acercar el modelo evaluativo de Pisa a la docencia, los items liberados de las pruebas de Pisa y los de la diagnóstica son desconocidos por la mayoría.
 - Mejorar los servicios de formación: como norma general se mantiene la misma metodología que la de la enseñanza tradicional, se confunde información con formación, contenido con conocimiento, no se basa en procesos sino en discursos y "powerpointes" autocomplacientes. Es un problema de estrategia y planificación. Además en Euskadi  carecemos de un servicio de formación on line en esta segunda década de siglo, podría concluirse que se  le considera un elemento subsidiario y prescindible.
 - Incorporar la tecnología como parte de la metodología de trabajo escolar abandonar el discurso de la herramienta, esa sería la gran aportación de Eskola 2.0. La tecnología condiciona las posibilidades y la forma en que se construye el conocimiento, se accede a la información y realiza la comunicación.
 - Olvidarse un poco de lo currículos, todas las reformas los han tomado como eje y han servido para refuerzo disciplinar y el aprendizaje de contenidos "enlatados", ahogando el pensamiento divergente y la creatividad. Y de ahí que la última sea la más fallida, las competencias no se pueden fragmentar. De todas la medidas posibles, el aumentar de horarios de algunas asignaturas es el más inútil, más de lo mismo.
 - Centrar la intervención de los servicios educativos en los centros, no en  proyectos cuya relevancia está en su apelativo, la mayoría acaban convertidos en justificación de sí mismos. Y la de los centros en los alumnos... no en los currículos, aunque creo que esto ya estaba dicho.
- Por último, adecuar la administración educativa. ¿Por qué no un defensor para que los miembros de la misma recurran cuando se consideren en situaciones de indefensión?

Anímate y utiliza en Twitter el hashtag   #100i4e.

  Suscríbete

3 comentarios:

Mikel Agirregabiria dijo...

Totalmente de acuerdo, Miguel Luis.

Hemos de seguir exponiendo más ideas y propuestas,...

.J dijo...

De acuerdo en la excelencia, de acuerdo en los ìtems de evaluaciones bàsicas, pero hay muchos intereses en contra. De acuerdo en la tecnologìa, toda ella, cuando serà lo normal en la escuela (como en la calle)? De acuerdo en la formaciòn online. No veo claro lo de el defensor. De quien? De los miembros de la Administraciòn? Pues no tienen pocos defensores, sindicatos, valedores, presionadores...

Miguel L. Vidal dijo...

Defensor de los miembros de la comunidad educativa(profes, padres, alumnos), que pueda actuar cuando se acude a él como lo hace el Ararteko.