jueves, febrero 14, 2013

Teaching in Focus: calidad educativa y horas lectivas.

 Uno de los boletines Teaching in Focus o Pisa in Focus  (25  informes breves que responden a temas diversos) que realiza la OCDE  “¿Vale la pena invertir en clases extraescolares?” aborda el tema de la importancia de las horas de clase en el centro y las extraescolares en los resultados de la evaluaciones de Pisa del ámbito de las ciencias.

“Los alumnos de los países miembros de la OCDE invierten un promedio de casi dos horas y media a la semana en clases extraescolares. En Grecia, Israel, Corea, Turquía y los países asociados Azerbaiyán, Kirguizistán, Catar y Túnez, los alumnos emplean más de cuatro horas y media a la semana en estas clases”

La suma de las horas escolares y extraescolares aumentan el rendimiento, pero el balance no es positivo, porque En los países de más alto rendimiento académico como Australia, Finlandia, Japón y Nueva Zelanda, más del 70% del estudio de ciencias se realiza durante las clases habituales del colegio. Aún así, el tiempo empleado en el estudio no explica del todo por qué los alumnos de estos países están entre los de mejor rendimiento”,  “en todos estos países, excepto en Nueva Zelanda, los alumnos de quince años invierten menos horas en el estudio de la asignatura de ciencias en comparación con el promedio de la OCDE “.
Según este informe ocurre lo mismo en matemáticas y en lengua, porque “es la calidad de las clases del colegio, y no la cantidad de horas lectivas, lo que tiene mayor influencia sobre el rendimiento académico de los alumnos”.   
La calidad de la enseñanza se expresa en la actitud de los alumnos hacia las ciencias.  “En 2006, PISA preguntó a los alumnos si pensaban que era importante estudiar ciencias. Los resultados muestran de forma concluyente que, cuando los alumnos creen que es importante, rinden más e invierten más tiempo en la clase de ciencias que los alumnos que no lo creen”.

Sobre el efecto de  las clases extraescolares en los resultados, se dice, que tanto si se dan con profesorado del centro o con personal externo (en nuestro contexto, fuera del mismo) los alumnos mejoran el rendimiento, pero con efectos sociales diferentes, en el primer caso los alumnos que asisten tienen más posibilidades de mejorar resultados, pero en el segundo tienden a agrandar en el impacto del contexto socioeconómico en el rendimiento, puesto que son los alumnos más aventajados económicamente los que las reciben.
En  cuanto a los datos que se ofrecen de España, el primer caso estarían los programas de refuerzo (PREE), pero por la fecha del estudio (2006) no se recogen, pero si en el segundo, hay una mejora de 14 puntos de los alumnos que reciben clases extraescolares fuera del centro.

Los programas de mejora, no solo el trilingüe de la comunidad autónoma vasca, se centran en el aumento de horas de clase, cuando  debería apostar por la metodología y la optimización de la práctica educativa. Mucho menos  pueden venir de nuevos objetivos que se entienden como niveles, como otro argumentan, ni tampoco de las reválidas del MEC que dejan sobre el alumno  y a la postre, sobre las clases extraescolares, una mayor responsabilidad sobre los resultados. El discurso educativo sigue anclado en una enseñanza centrada en currículo,  cuya apelación a las competencias, no es más que un brindis al sol. 

 

Entradas relacionadas:

Éxito escolar y apoyos externos
El bachillerato acumula el 50% del fracaso.
Deberes y apoyos externos

Suscríbete