lunes, abril 30, 2007

Frases del "monje de las palabras"


Ante tanta tontuna de arrobas, barras justicieras y utilización espuria de la lengua, bien vienen actitudes reflexivas como las de este "monje de las palabras", que se adentra en la reflexión gramatical y nos recuerda la riqueza del español: no somos más el 10% de los hispanohablantes del mundo.

Frases entresacadas de la entrevista de Ignacio del Bosque en el suplemento EPs:

Siempre he pensado que todos los profesores te enseñan algo, pero sólo unos pocos hacen que algo cambie en tu cabeza.


Muchos piensan que hay un solo tipo de gramática: la normativa o prescriptiva, la que te dice lo que es correcto y lo que es incorrecto. Piensan que los lingüistas somos los policías del idioma.

El subjuntivo aporta unas veces matices mínimos en relación con el indicativo, pero otras veces introduce diferencias de significado muy marcadas. Se observa un matiz mínimo en: "No sabía que tocabas el clarinete" / "No sabía que tocaras el clarinete". Hay una diferencia, pero muy leve. Ahora, fíjese en este otro par: "No se casó con él porque estaba embarazada" / "No se casó con él porque estuviera embarazada".

Quizá exagero, pero mi impresión es que la gramática se explica mal en el Bachillerato. Los estudiantes de gramática aprenden a etiquetar, no a analizar, a captar la relación que existe entre la forma y el sentido.
No es que se sepa mal la gramática.

Lo que sucede es que hay personas que no muestran el menor interés por el idioma. Creen que la lengua es una institución externa, que los gramáticos imponen sus reglas a los hablantes como si fueran legisladores o como si los principios de la gramática fueran normas de tráfico o de derecho mercantil.


Pero, como le decía, a mí me parece que antes que saberse de memoria etiquetas gramaticales hay que reflexionar sobre las palabras y sus matices, verlas como partes de uno mismo. Todos los escritores lo hacen, por cierto.

Los escritores son atletas del idioma.
Una colega mía uruguaya me contó una vez que hace ya mucho tiempo le dijeron en Andalucía: "Habla usted muy bien español, a pesar de ser extranjera". Hoy día, nadie diría algo así. La convivencia con hispanohablantes de otros acentos es cotidiana, y además existen la televisión y la radio.

2 comentarios:

Leonor Quintana dijo...

¿Signo de los tiempos? Me había topado con esta entrevista en diferentes medios y debo confesarcon cierto rubor que me daba pereza leerla, por lo que te agradezco mucho esta entrada.
Precisamente andaba yo estos días pensando sobre la importancia de la Gramática en el aprendizaje del español como lengua extranjera y, por lo que veo, las reflexiones de Bosque no tienen desperdicio.
Un cordial saludo.

Miguel Luis Vidal dijo...

Gracias, Leonor, para servir estamos. Para mí las buenas reflexiones son como los vinos, no me sustraigo a ninguno.
Me gusta hasta el "retsina", cosa no muy común entre la gente que conozco.