miércoles, diciembre 20, 2006

Cómo elegir una cámara digital

Si la quieres para poner fotos en un blog o página WEB, podría valerte cualquiera, la más económica. Esta foto está sacada con una de la gama más baja del mercado, la misma que use en la foto del parque que incluí en el post en el "La cámara no lo es todo", hoy día cualquier cámara, incluida la de muchos móviles, da calidad suficiente para estos usos.


Veamos las características:


- Tamaño del CCD, los pixels, es el primer reclamo, pero en ello hay mucho de publicidad. El CCD determina la resolución máxima, que no tenemos porque utilizarla siempre, sino la adecuada. La resolución también es útil para ampliar y obtener detalles de las fotos.


Si una foto está destinada a ser vista en pantalla (1024x768 o un poco más) basta 2,1 megapixels que nos permite imprimir con calidad de 300 ppp a 10x15, para imprimir 20x24 necesitaremos no menos de 5 megapixels en la calidad 300 ppp y 8,5 para tamaño folio. A más definición, fichero más pesado, más lento el manejo de las fotos y necesidad de una tarjeta de mayor capacidad. Si las vamos dejar en el equipo o a subirlas a la red, acabaremos bajando al resolución con alguna aplicación como IrfanView. Cuidado con el tamaño real del CCD, muchas cámaras ofrecen cifras interpoladas lo que resulta engañoso.


- Existen dos tipos de zoom que no debemos confundir: el óptico y el digital. El primero se refiere al acercamiento o alejamiento real que las lentes de la máquina son capaces de llevar a cabo. Hoy en día prácticamente todas las cámaras tienen zoom óptico que suele rondar entre tres o cuatro aumentos, valores más que suficientes para cualquier usuario no profesional. Del zoom digital olvídate, es la mismo operación que realizamos para ampliar las fotos en el ordenador, supone pérdida de calidad, es el que tienen las cámaras de los móviles.


- También es importante conocer los valores de partida de la óptica del objetivo y finales del zoom. Un índice de 28 mm corresponde a un gran angular que ofrece un ángulo de visión mayor al del ojo humano y permite incluir en la foto grandes espacios. Una cifra de 50 mm. es un objetivo normal con un ángulo de visión similar, no acerca ni aleja la imagen. Por último, de 70 mm permite acercarnos, necesario para retratos.


- Calidad de la óptica es tan importante como el propio CCD para un buen resultado, si la óptica no es buena afecta a la nitidez. Las cámaras de origen «desconocido» suelen obviar el dato de quién es el fabricante de la óptica.


- Las batería de ion-litio recargable, ya suelen llevarla la mayoría porque dan más autonomía y ocupan menos que las pilas (AAA).

- Hay que tener en cuenta que las tarjetas de memoria pueden se diferentes según el modelo. Antes de comprar una adicional llevar la original o asesorarse con el vendedor.

Como puede verse, según la utilidad que el vayamos a dar nos interesa pagar más o menos prestaciones. Resumiendo, tenemos tres gamas:


- Baja: El segmento más bajo va decayendo por la competencia de
las cámaras de los móviles, hoy en día se corresponde a la gama media de hace unos años.
- Media: A formato más reducido y mejor diseño de pantalla LCD, más caras. Suelen tener hasta 10 megapilxels y un zoom de 3 a 5x.

- Alta: equivalen a las réflex analógicas, siguen teniendo el mismo diseño, abundantes programas y posibilidades de todo tipo. Los zoom potentes exigen ópticas excelentes. Indispensables para profesionales o aficionados a la fotografía creativa o periodística, pero no garantizan mejores fotos a usuarios no expertos.

(Se ha actualizado parcialmente el post)

1 comentario:

Isidro Vidal dijo...

Hola Miguel
Que pases una buenas vacaciones. Feliz Navidad