sábado, diciembre 16, 2006

Chuletas, sí, por favor.

Nada mejor que una buena chuleta, mejor sería un Power Point, pero no puedo decirle a los hijos: No seáis prediluvianos, haced un Power Point y llevaros la PDA al examen.

Siempre me ha parecido la chuleta una práctica de aprendizaje, quizá porque con ellas he tenido buenas relaciones. Recuerdo aquel profesor de filosofía que permitía la chuleta, siempre y cuando estuviera sobre al mesa y se entregara con el examen. Y más aún, aquel otro profesor de matemáticas de segundo de bachillerato, que permitía no sólo la chuleta sino el libro de texto, el cuaderno de ejercicios y todo cuanto el alumno considerara de ayuda. Pero también me encontré con otro que me sacó de la balda de la mesa, bien a la vista, los esquemas-resumen con los que preparaba el examen, confundiendo chuletones con chuletas. Tres cuartillas que convirtió en gran hallazgo, tanto que lo difundió y algunos profesores más se lo tomaron en serio. Pasé a mesa aislamiento en la tarima para los exámenes del resto del curso, incluso hubo uno que me interrogó (ya con el aprobado en la papeleta) intrigado sobre las argucias que supuestamente había desarrollado para copiar. No podía creerlo, pero reconozco que me creció ego al sentirme sobrevalorado.

Hacer una chuleta, requiere un buen ejercicio de asimilación, quien no entiende nada, de nada le va a valer, y si le vale, es problema de quien enseña y evalúa. La chuleta sirve para organizar las ideas (a veces sólo es un índice) y tomar notas de datos que escasamente se van a poder retener más allá de unos días, lo que supone una loable economía de esfuerzo.

Ceñirse a un esquema es práctica habitual docente. ¿Quién no tiene el libro de texto o el manojo de folios sobre la mesa? Y no porque el profe no se sepa la lección, sino por la mismo razón que el conferenciante proyecta en la pared las ideas de las no se va a apartar, a no ser que esté muy inspirado. Y cuidado... que no hace mucho oí a un catedrático de universidad ironizar sobre un acolito, al que quería mandar al ostracismo de las antípodas universitarias después de un congreso: "Mira que le advertí: No la líes, mantente en el guión..."

No la líes -le dije al mayor- haz bien la chuleta que tienes que seguir el esquema, que las lluvias de ideas sólo son para los profes.

Y con toda esta divagación se me olvidaba, Xuletas son Xuletas 2.0 compartidas. En "Internet como recurso docente" y en "Mangas Verdes" lo explican muy bien, aunque yo dudo de la utilidad: una chuleta es tan personal e íntima como la agenda.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy ingenioso tu post de la chuleta. Yo me las hacía en la parte blanca del paquete de tabaco cuando se podía fumar en clase, grabando con una alfiler.
No cabe mucho pero lo justo: nombres de autores extranjeros (alemanes, rusos) imposibles de aprender y con tres faltas de ortografía te suspendían.
A veces llevábamos de 50 a 100 nombres en un parcial y era imposible escribir bien todo.
Los paquetes preferidos eran Fortuna y Marlboro por sus superficies blancas. En lo blanco se podía grabar con alfiler o portaminas sin mina, marcando en relieve. En lo rojo también, pero se veía peor. Luego ponías encima el celofán y listo.
Fue invento mío, nunca nos cogieron.

Eva dijo...

Pues otra aportación lúdica era la costumbre por mis años de BUP( y sobre todo con las declinaciones de latin o griego) de hacer un completisimo-cuadro chuleta, que siempre se tardaba mas en elaborar que en estudiar la propia lección.Se hacia en la hora de mecanografia, pero claro, el tamaño era excesivo!
Luego se llevaba a la papeleria de enfrente del Instituto y se hacia una "fotocopia reducida" que se plastificaba para evitar su deterioro(por si se supendía y habia que volver a usar).
¡Increible imaginación y cuidadas técnicas!
Que todo fuera por aprobar.
Saludos.

El Cerrajero dijo...

El powerpóin ese si que es cosa del pasado, ahora mejor formatos abiertos, libres y estandarizados: impress

Miguel Luis Vidal dijo...

Efectivamente, Impress, además de ser open source, ofrece algunas ventajas sobre Power Point.
Y gracias a Eva y al anónimo por sus comentarios, son sorprendentes.

Anónimo dijo...

bueno yo estoy en primero de bachillerato y siempre que hago un examen lo mas avanzado en chuletas es o el movil o el mp3 o algo similar con lo cual siempre tienes la escusa de q estabas mirando la hora y si t pilla cn el auricular decir q lo tenias puesto del intercambio de clase o cualkier cosa y q no t acordaste kitarlo q lo tienes apagado y siempre cuela. otra forma es hacerte la chuleta a ordenador y pegarla en el estuche x una parte y tu en el examen vas levantando el estuxe cuando ves q no te ve y es una forma muy sencilla